Reiki

Reiki

Reiki es una palabra de origen japonés y significa Energía Vital Universal y se identifica con el Sistema Usui de Sanación Natural (Usui Shiki Ryoho), nombre dado en homenaje a su descubridor, Mikao Usui.

La sílaba REI significa Universal y se refiere a la energía que nos rodea y abarca a toda la Creación.

La sílaba KI es como los japoneses denominan a la porción de energía que fluye en nuestro cuerpo.

La energía Reiki actúa en los cuatro planos: físico, mental, emocional y espiritual

Nuestro cuerpo va  acumulando material tóxico por diversas causas, por ejemplo, factores externos, pensamientos, emociones o tensiones producidas por los sucesos en nuestra vida y demás.

Estos materiales tóxicos se depositan en nuestras articulaciones y alrededor de los órganos internos e impiden su normal funcionamiento.

Con la energía Reiki, se equilibran nuestros Chakras (centros energéticos), se reactiva el sistema inmunológico, se va eliminando la toxicidad acumulada y el cuerpo comienza a funcionar nuevamente en forma adecuada.

Es muy positivo para quienes padecen  decaimiento, estrés o ansiedad, ayudando a recuperar el equilibrio emocional y  la paz interior.

Reiki es una técnica segura, sin contraindicaciones ni efectos secundarios y compatible con cualquier terapia o tratamiento.

Es importante recordar que Reiki es una terapia complementaria y no debe sustituir nunca un tratamiento médico.

En esos casos, Reiki acompañará todo proceso suavizando los efectos secundarios de los medicamentos, restando peso a la carga emocional que el proceso de una enfermedad trae consigo y mejorando la calidad de vida de quien recibe las sesiones.

Reiki, es un camino natural que conduce a  restaurar y sanar el cuerpo, las emociones, la mente y el espíritu, creando al mismo tiempo una sensación de bienestar, armonía, paz y relajación

Reiki - Sesiones

Una sesión de Reiki puede durar entre cincuenta y sesenta minutos y el consultante permanecerá acostado en una camilla, o sentado (en caso de dificultad), descalzo y vestido.

Se acompaña con música suave,  luz tenue y aromas relajantes y terapéuticos.

El Terapeuta coloca las manos sobre los centros energéticos (Chakras), y en caso de una dolencia localizada se realiza un refuerzo del tratamiento en dicha zona.

La persona suele sentir una relajación profunda, una gran sensación de paz, la energía fluirá e irá equilibrando el sistema energético, soltando tensiones y estrés, aliviando dolores y activando la capacidad del cuerpo para sanarse.

Aunque Reiki es muy eficaz, no es una «cura mágica» y sus efectos son acumulativos. En principio, es recomendable comenzar con una serie de 3/4  sesiones.

En algunos casos, ese número de sesiones es suficiente para aliviar problemas de estrés, tensión, ansiedad, insomnio y algunos problemas emocionales, pero en muchas ocasiones, puede ser necesario agregar más sesiones a corto plazo  para poder trabajar más profundamente sobre  la causa de las molestias, desequilibrios o enfermedad y no solamente en los síntomas.  

Luego se puede continuar con sesiones de mantenimiento que pueden realizarse una vez por semana, cada quince días o con la frecuencia que la persona desee y necesite.

Gracias a mi Maestra Reiki Laura Martinez Pardo por sus enseñanzas de Reiki y de la vida. El texto íntegro fué extraído de su página web por la claridad y calidez de la explicación.

 http://universoreiki.wixsite.com/universo-reiki

 

Share